Declaración de AFDA Familias Diversas Asociación Civil sobre el COVID -19 y la comunidad LGBTIQA+

Publicado hace 1 mes

La pandemia global de Covid-19 amenaza la vida y la salud de la población mundial. Las medidas que se han tomado para hacerle frente en diferentes Estados requiere que sean necesariamente no discriminatorias, ni resulten en violaciones de los derechos humanos, especialmente de las poblaciones más vulneradas, dentro de las cuales se encuentra la comunidad LGBTIQA+, y debe ser atendida como prioridad.

En el caso de comunidad LGBTIQA+, de todas las edades, requiere especial atención ya que el impacto de estas medidas es diferenciado debido a la extrema vulnerabilidad de nuestras comunidades y a las formas interseccionales de discriminación que nuestra comunidad enfrenta.

La respuesta a la crisis debe ser un trabajo en conjunto a nivel global, multilateral, interseccional y con participación en la toma de decisiones no solo de los dirigentes de los Estados sino con la participación de representantes de las organizaciones de la sociedad civil LGBTIQA+. Los Estados tienen la obligación de respetar los derechos humanos y las medidas deben tomarse teniendo en cuenta los principios de Siracusa y SOGI.

Pedimos que se tengan en cuenta las siguientes consideraciones y solicitamos acciones urgentes en las siguientes áreas claves:

Medidas de cuarentena:

Las medidas de cuarentena no deben ser hechas con criterios basados en la división binaria de géneros, ni violatorios de la identidad de género, como el caso de la República de Panamá, que ha dictado una medida discriminatoria al dividir los días y horarios en los que “los hombres” pueden circular y los días en los que “las mujeres” pueden hacerlo, lo que ha servido para la persecución de mujeres trans y además no contempla otras identidades no binarias.

El uso de las fuerzas de seguridad en cuarentena no debe ser excusa para detenciones arbitrarias, ni violaciones de derechos humanos de las poblaciones vulneradas

Las limitaciones de los derechos deben hacerse de conformidad con los principios de Siracusa, deben ser precisos y limitados en su duración de tiempo, siempre sujetos a revisión y posibilidad de apelar.

Las medidas nunca deben ser un obstáculo para el acceso a derechos humanos tales como el acceso a la salud, educación, libertad de expresión, asilo, repatriación, casa y/o refugio así como el acceso a la justicia.

Los Estados deberían tomar estas medidas con el aporte y la participación de una mesa de crisis multidisciplinaria y que garantice la participación de organizaciones de la sociedad civil de la comunidad LGBTIQA+.

Acceso a la Salud:

El acceso a la interrupción legal del embarazo, así como a métodos anticonceptivos y de prevención de infecciones de transmisión sexual. No debe ser obstaculizado por los servicios de salud y los Estados deben velar su cumplimiento en iguales condiciones mientras dure las medidas de emergencia por la pandemia.

Se tiene que garantizar que las medidas de la pandemia no obstaculicen a las personas trans e intersex a acceder a sus tratamientos hormonales y necesarios para el pleno y libre desarrollo de su identidad de género.

Las personas con VIH no tienen que ver limitado el acceso a su tratamiento y medicación por ninguna de las medidas adoptadas.

Las personas adultas mayores de la comunidad LGBTIQA+, consideradas de riesgo en esta crisis, deben contar con una asistencia especial que les garantice la continuidad de sus tratamientos y el acceso a medicamentos. s tratamientos y acceso a sus medicamentos.

Los Estados deben proteger a las personas LGBTIQA+ de todas las edades de no sufrir discriminación en el acceso y atención en los servicios de salud y asegurar la confidencialidad en su atención médica.

Se debería habilitar una línea de llamada o videollamada para la comunidad LGBTIQA+ , donde la misma pueda acceder a información adecuada y confiable sobre factores de riesgo, medidas preventivas referidas al COVID-19, resolver problemas por acceso a servicios de salud así como la posibilidad de hacer las denuncias pertinentes en caso de violaciones de derechos tanto para la atención, como para el acceso de los mismos.

Acceso a la Justicia:

El acceso a la justicia y los servicios legales deben ser declarados como esenciales en la cuarentena, de manera que esté garantizado su funcionamiento frente a posibles violaciones de derechos humanos en aislamiento y/o por abusos de poder institucional, policial o por las fuerzas armadas.

Recomendamos habilitar una línea específica para hacer denuncias relacionadas con la violación de derechos de nuestra comunidad mientras dure la crisis, con personas capacitadas especialmente a tal fin.

Medidas de alivio económico y social:

Gran mayoría de nuestra comunidad está empleada en sectores informales, precarizados y no regulados de la economía por eso es urgente que las medidas que los Estados tomen cuiden de las personas más vulnerables y que van a ser afectadas económicamente de una manera muy drástica por la crisis Covid-19. En este sentido toda medida de estimulo y alivio económico y social debe tener como prioridad incluir a la comunidad LGBTIQA+ (por citar ejemplos: tarjetas alimentarias, ingresos familiar de emergencia, planes de trabajo y capacitación pagos por el Estado, etc)

En los Comités de Crisis Sociales llamados por cada Estado deberían estar representantes de la Sociedad Civil de la comunidad LGBTIQA+.

En los refuerzos de asistencia social de entrega de módulos alimentarios en barrios sociales y/o de emergencia, así como en zonas rurales o alejadas el Estado debe garantizar que las personas y familias LGBTIQA+ tengan acceso a los mismos. Asimismo su identidad debe ser protegida en el caso de no querer salir del armario, si esto les resultara un riesgo para lo cual es indispensable articular con las organizaciones de la sociedad civil.

Se recomienda a los Estados tomar medidas de congelamiento temporal de alquileres y suspensión de desalojos en donde deben entrar los hoteles familiares y pensiones que usualmente son rentadas por personas LGBTIQA+

Se debe garantizar que las medidas de facilidades para créditos hipotecarios están incluidas las personas LGBTIQA+.

Todo tipo de familia sin importar su formalidad legal o no debe estar protegida por las medidas de asistencia social y las licencias laborales.

Acceso a la Educación

La Educación en todos sus niveles debe estar garantizada por los Estados. En este sentido se recomienda seguir las prácticas de la República Argentina que pasó a clases virtuales y brinda por la televisión pública, clases divididas para cada etapa del ciclo lectivo y el personal docente acompaña a cada una de sus comunidades escolares. En dichas clases debe estar presente la Educación Sexual Integral con perspectiva de género y LGBTIQA+. También es importante que en los cortes publicitarios se promuevan líneas de ayuda a la niñez en caso de que estén siendo violentados sus derechos de identidad y/o expresión de género y orientación sexual, o estén atravesando cualquier situación de violencia, por estar aislados con sus familias.

Campañas de información:

Mientras dure la cuarentena y la post cuarentena es importante que los Estados realicen fuertes campañas de información dirigidas para los grupos o poblaciones vulneradas a fin de que puedan conocer sus derechos y la forma ágil de denunciar cualquier violación a los mismos. Esto debe ser prioritario para la población LGBTIQA+. Por eso recomendamos que se hagan campañas específicas para nuestra comunidad y que las mismas sean difundidas en los todos los medios nacionales de comunicación, especialmente en los masivos como la televisión pública, las radios nacionales, etc.

Violencia:

Las medidas de distanciamiento social y de aislamiento pueden provocar un incremento en la violencia en el hogar, en donde las niñas,, jóvenes y personas LGBTIQA+ pueden vivir mayor discriminación por causa de su identidad de género, su expresión y/o orientación sexual.

Es necesario que los Estados incrementen la asistencia para las situaciones de violencia y odio por orientación sexual y/o identidad de género. En este sentido también los Estados deben ofrecer servicios de alojamiento para que las personas que viven esta situación puedan realizar su aislamiento de manera segura y sin sufrir violencia. Es una buena práctica incluir expresamente a las personas LGBTIQA+ en estas medidas.

El uso de las fuerzas de seguridad en cuarentena no debe ser excusa para detenciones arbitrarias, ni violaciones de derechos humanos de las poblaciones vulnerables de nuestra comunidad y que tengan múltiples vulnerabilidades. Se debe proteger los derechos de las personas LGBTIQA+ migrantes y refugiadas en cada uno de los países de cualquier tipo de ataque y violencia. También garantizar que acceden en las mismas condiciones que la población local a las acciones y medidas de apoyo y asistencia social.

Personas en situación de calle:

Las personas en situación de calle deben poder acceder a refugios seguros y adecuados donde puedan hacer el aislamiento y cuarenta. Sus derechos LGBTIQA+ deben ser respetados.