¿De qué hablamos cuando hablamos de violencia entre vínculos conformados por personas LGBTIQA+?

Publicado hace 1 mes

por Jesús Dellacasagrande

Hablar sobre violencia entre vínculos conformados por personas LGBTIQA+ nos lleva a recorrer diversos caminos y a deconstruir diferentes mitos que existen en torno a la violencia que se da dentro de nuestra comunidad y a su existencia.

Las personas LGBTIQA+ vivimos violencias que van desde la violencia verbal o física en la vía pública, hasta formas de violencia expresadas por instituciones de la salud, la justicia, la seguridad pública y los ámbitos educativos por grupos de pares, parejas y/o personal educativo, como las vividas por nuestras propias familias cuando expresamos nuestra identidad, expresión de género y nuestra orientación sexual.

Es importante comprender la violencia que se da dentro de nuestros vínculos como un todo, no podemos hablar sobre violencia entre personas LGBTIQA+ sin mencionar o hacer referencia a la violencia que se ejerce sobre nosotres y  vivimos todos los días como .

Sin embargo, existe la creencia de que entre parejas LGBTIQA+ no se viven situaciones de violencia, creencia que se encuentra sustentada sobre roles y estereotipos creados por el heterocispatriarcado entorno a nuestra comunidad. En este punto del diálogo no vamos a situar en la falta de datos a la que nos enfrentamos como comunidad. A qué me refiero con esto, sobrevuela la creencia de que no existen situaciones de violencia entre parejas conformadas por personas LGBTIQA+, cuando lo que en realidad lo que no existe son datos que avalen este prejuicio, esta falsa creencia que viene acompañada de una falta de políticas públicas que tengan en cuenta a nuestra comunidad de manera transversal e integral. Asimismo, la falta de espacios amigables donde realizar la denuncia también colabora en la ausencia de estos datos. 

Por lo tanto, ¿de qué hablamos cuando hablamos de la violencia que se vive en nuestra comunidad?, como primera medida podríamos decir que la violencia que se vive en las relaciones conformadas por personas LGBTIQA+ es una mímica de la dinámica de violencia que se vive entre personas heterocis.  

Asimismo, en esta misma línea hablamos de una construcción que contiene una arquitectura en la que intervienen diferentes interlocutores que se articulan y entrelazan entre sí conformando un círculo casi impenetrable de romper. Es un círculo que solo puede desactivarse y puede ser penetrado si trabajamos con cada una de sus partes, este círculo es como si fuese el núcleo de la tierra cubierto por sus capas de tierra o algo tan simple como una cebolla y sus capas.

En el siguiente video hay una explicación gráfica de las capas de la violencia que se dan dentro de nuestra comunidad.

Todo esto genera un ovillo de lana que va creciendo y nos lleva como comunidad a vivir situaciones de extrema vulnerabilidad.

Para trabajar sobre la deconstrucción de la violencia se debe comenzar  primero sobre el conocimiento de la misma, sobre sus propias particularidades, sobre cómo nos construimos como comunidad, sobre la visibilización real de nuestras problemáticas. Asimismo, la deconstrucción sobre los estereotipos de género que se toman del heterocispatriacado es tan importante y fundamental como trabajar firmemente sobre la construcción de una vida fuera del armario. Entendiendo que la misma es posible, que puede y debe ser una vida plena y libre.

El primer paso para hablar sobre la violencia que se vive en nuestros vínculos es visibilizarla, nombrarla, hacer visible su existencia.

Si querés más información descargate la guía sobre violencia ⬇️

Violencia de Género